EMIGDIO MALAVER G. / [email protected]
Tacarigua, 24-03-10

La también tacarigüera Roselys Cabrera animando el actoConfesamos que cada vez que escribimos sobre el canto de Jennifer Moya, el orgullo de tacarigüero nos recorre el alma y sentimos el honor de tener una artista como élla, pues esta hija de la calle El Llano de San Sebastián de Tacarigua, es la propia alondra que va regando cantos, sin importarle el género, porque ella se siente como pez en el agua en cualquier ritmo que interprete, puesto que ella es música y porque “nació para cantar como los pájaros”, como un día nos lo confesara.

Jennifer  oye emocionada las palabras del cantautor Ibrahín BrachoAhora cuando Jennifer Moya bautiza su disco “Cuestión de Piel”, compuesto por baladas pop, seguimos entendiendo que nació para cantar y élla lo sabe bien y por eso deleita a todo tipo de público que cada vez que se presenta en cualquier escenario está para apoyarla y para disfrutar de su melodiosa voz que convierte a cualquier canción en una tierna caricia para los oídos.

En este acto Jennifer, estuvo espectacular, por decir lo poco, pues a veces las palabras se encogen y no son capaces de describir ciertos momentos que nos emocionan y nos llenan de orgullo, como esta presentación, donde estuvo acompañada por un grupo de músicos amigos y de un público también amigo que fue para seguir animándola para que continúe por ese camino artístico que la conduzca a otros escenarios, porque definitivamente esta intérprete es una tacarigüera no sólo para todo el país, sino para el mundo entero, pues su voz y su versatilidad son dignas de cualquier estrella internacional.

“Lo de Jennifer Moya es admirable y la aplaudo”, nos dijo su padre musical Beto Valderrama Patiño, y agregó: “Pero lo más plausible de élla es que no abandona sus raíces margariteñas ni mucho menos el canto, con el cual se inició”.

Y es así, pues lo demostró cuando en ese mismo acto de bautizo de su CD, cantó extraordinariamente bien varios temas de nuestra música, acompañado por el referido maestro y el prestigioso grupo Opus 4.

Y en realidad, no tenemos más nada que agregar, sino aplaudirla, apoyarla y gritar a los cuatros vientos: “Esta talentosa cantante es tacarigüera”.