Este es “Lico” Lárez.

Nunca se podrá olvidar al padre ejemplar, al amigo, al agricultor – conuquero, al andariego de paso lento y cuatro en mano que merodeaba serenateando la toponimia de mi valle, al parrandero, al hombre que crujía los dientes mientras imaginaba y coordinaba las ideas que posteriormente se convertían en composiciones una vez que el manantial de su numen solía brotar aires de inspiración pueblerina y campechana, inspiración suscitada de la cotidianidad sebastina, del campo, de la brega diaria, de las costumbres y tradiciones de un pueblo lleno de beldades, calor, hospitalidad y nobleza. Inspiración que hoy yace en versos libres conformando la eterna poesía del juglar de condiciones innatas que no conoció fronteras ni dificultades a la hora de tomar el lápiz y el papel para dejar plasmada su historia poética. “Lico” Lárez, es esto, y mucho, pero mucho más, digo “él es” y no digo “él fue” , porque sencillamente, los creadores, compositores, poetas, músicos y genios como “Lico” Lárez no mueren nunca jamás, todo lo contrario, viven para siempre en los anaqueles de la historia, en el recuerdo perenne del colectivo y en la memoria eterna del pueblo que no olvida su transitar por esto que llaman vida, porque sus nombres quedan grabados para la posteridad, a través de sus canciones y su poesía.

Este es “Lico” Lárez, el poeta de la trova del monte adentro: el de La Familia Campesina, La Historia de La Arepa y El Guarapo e´Caña en Pecoro; este es “Lico” Lárez el juglar enamorado de su tierra: el de Mi Valle Querido y Hago Recordación, este es “Lico” Lárez, el compositor divertido, jocoso y humorista: el de La Puerca e´Toma, El Tiburón, El Charco de Rufina, el de las parodias del Catre de Pardillo, Maria Tango y Rubén “El Reboliático” el de la abuelita Juliana “ñaña” González, este es “Lico” Lárez el decimista, el que dejó escrito a través del consonante los acontecimientos e historia de mucha gente de mi lar, este es “Lico” Lárez el que con el correr del tiempo inexorable dijo un día, “se está poniendo blanca toda mi pendejera”, este es “Lico” Lárez el que conocemos muy pocas personas, este es “Lico” Lárez el que nunca jamás tuvo el apoyo justo y necesario de quién sea, para publicar su obra poética y musical, este es “Lico” Lárez el que enlutó a San Sebastián cuando una mañana de un día de esos que nunca faltan, su cuerpo quedó horizontal en su añosa cama, allá en la casa de Ramona la de Gollito. Es es ¨Lico¨ Lárez.

Dalmiro J. Malaver Q.
La Culebrita de Oriente”.
[email protected]